Saltar al contenido

Acadios

¿Quiénes son los acadios?, cómo se organizaron?, ¿cuál era su capital y dónde se encontraba?. En este resumen te contamos lo que necesitas saber de este pueblo.

 

Imperio Acadio mapa
Mapa del Imperio Acadio

¿Quiénes fueron los acadios?

Los acadios fueron un pueblo semita sedentarios de Mesopotamia que se encontraban incluidos dentro de las ciudades sumerias. En torno al 2350. a. C., liderados por un monarca llamado Sargón se hicieron con el control del antiguo territorio sumerio. Pero no cabe hablar de invasión pues los acadios ya se encontraban dentro del tejido social, por lo que compartían bastantes cosas con los sumerios. En definitiva, los acadios fueron junto a los sumerios, antiguos egipcios, asirios, hititas o babilonios uno de los pueblos que habitaron el Próximo Oriente en la antigüedad.

A continuación te dejamos un vídeo en el que la profesora de la UNED, Sara Arroyo, explica de manera resumida todas las características de los acadios.

La crisis del estado sumerio

Durante su reinado, Lugalzagesi afirmaba que no solo ejercía su soberanía sobre Sumer, sino que también controlaba las rutas comerciales desde el Mediterráneo hasta el Golfo Pérsico, algo corroborado por los descubrimientos arqueológicos.

Pero el reinado de Lugalzagesi (2340-2316 a. C.) también marca el final de una época, pues se trató de una época de luchas por la supremacía entre las distintas ciudades-estado. Sin embargo, más allá de que en Lagash se llevaron a cabo importantes reformas económicas, no conocemos mucho más de estos momentos debido a la escasez de fuentes escritas.

Solo sabemos que en torno al 2334 a. C. apareció en escena un monarca semita del área septentrional de Mesopotamia que dirigía un ejército que derrotó al rey de Umma, haciéndose con el control de la ciudad y ocupándola, algo inaudito, pues hasta entonces las ciudades conquistadas se arrasaban

Pero, ¿quién era este monarca acadio de nombre Sargón?

¿Quién era Sargón I de Akkad?

Aunque desconocemos el verdadero nombre de Sargón, pues en acadio se escribía Sharru-kin —que significa rey legítimo y no nos deja duda que si utilizó este término es porque no lo era—, existen varias leyendas sobre su origen. Una de ellas recuerda a la del Moisés bíblico, pues cuenta que su madre, una sacerdotisa, le trajo al mundo en secreto y, al nacer, lo depositó en una cesta de juntos que lanzó al Éufrates. La corriente lo arrastró hasta la casa de un aguador llamado Aqqi, quien lo sacó del río y lo cuidó como si fuese su hijo. Además, también le enseñó el oficio de jardinero, algo de gran ayuda para Sargón, pues años más tarde, en el desempeño del mismo, la diosa  Inanna o Ishtar se enamoró de él y así fue como consiguió ser rey.

Máscara de Sargón i de Akkad
Máscara de Sargón I de Akkad

Es posible que su verdadero nombre fuese sumerio, pero lo que sí parece muy probable es que se apoderó del poder tras una revuelta palaciega en Kish, asumiendo el título de “rey de Kish”, aunque es dudoso que residiese en esta ciudad.

Y es que Sargón, en un momento indeterminado de su reinado, fundó una nueva capital, Akkad, Acad o Agade, que dio nombre a la dinastía. Su reinado fue largo. Se extendió durante 56 años en los que dejó registradas hasta 34 batallas de las que salió victorioso y que le llevó a conquistar las ciudades de Tuttul, Mari, Yamurti o Ebla entre otras, concentrando en sus manos el primer imperio que unificó Mesopotamia.

Una de las principales características del reinado de Sargón es la gran cantidad de inscripciones que se conservan, casi todas de carácter militar.

Historia del Imperio Acadio

A la muerte de Sargón de Acad se produjeron importantes revueltas y rebeliones que debieron ser sofocadas por su hijo Rimush al acceder al trono, y es que un imperio tan amplio era muy difícil de controlar. A pesar de ello, el nuevo rey consiguió recuperar  gran parte de los territorios bajo control durante el reinado de su padre. Finalmente Rimush morirá al noveno año de su ascenso al trono víctima de una conspiración en la que probablemente se encontraba su hermano, Manishtushu, el cual le sucedió en el 2270 a. C.

Manishtushu consiguió mantener Asiria bajo su poder. Durante su reinado tuvo que dirigir una campaña en el Golfo Pérsico para enfrentarse a una coalición de 32 reyes que se habían unido contra él. En 2255 a. C. fue aniquilado por una conspiración que se produjo en la corte.

Le sucedió su hijo, Naram-Sin, con quien el Imperio Acadio alcanzó su cénit, controlando un territorio incluso mayor que el de Sargón, aunque también tuvo que hacer frente a continuas rebeliones internas. En sus inscripciones se jacta de haber conquistado Alepo y Ebla, esta última una ciudad muy importante, con cultura propia y que nadie había conseguido conquistar jamás. Además, los arqueólogos italianos que excavaron Ebla encontraron indicios de que fue destruida en tiempos de Naram-Sin.

Su dominio también se extendió hasta el sur de Turquía, donde se encontró una estela suya, y en Tell Brak se excavó un edificio administrativo fortificado de su época. En Susa, los documentos relativos al derecho y la administración se escribían en acadio, lo que indica que estaba bajo su control.

Naram-Sin utilizó el título de “Rey de las Cuatro Regiones” un término que aludía al dominio de todo el mundo conocido. Con Naram-Sin, los acadios dominaban las fuentes de materias primas y si encontraban alguna dificultad utilizaban la violencia, aunque el esfuerzo se convirtió en superior a sus posibilidades  y el imperio se desmoronó a su muerte.

La caída del Imperio Acadio

La tradición atribuía la caída del Imperio Acadio a la llegada de un pueblo procedente de las montañas del este , los guti o guteos. Este pueblo no aparece mencionado en las fuentes hasta el reinado del sucesor de Naram-Sin, Sharkalisharri. A esto habría que añadir la aparición en la escena próximo-oriental de los amorreos y Babilonia, que poco a poco irían haciéndose con el control de los territorios acadios hasta que, al final, los últimos monarcas acadios dominarían la ciudad de Acad propiamente dicha y poco más.

Prueba de la inestabilidad es que Sharkalisharri fue asesinado y, tras él, una lista de reyes incluía las siguientes palabras: ¿quién era rey?, ¿quién no era rey? Hay constancia de que en torno al 2220-2120 existió una dinastía gutea, aunque no se sabe el alcance de su autoridad, además, existen testimonios de dinastías independientes en esta misma época tanto en Uruk como en Lagash.

Por si fuera poco, a finales del III milenio a. C. también apareció un nuevo pueblo caracterizado por hablar la lengua hurrita, una lengua aglutinante sin relación con el sumerio y que jugarían un papel fundamental durante el II milenio a. C. cuando formaron el estado de Mitanni.

Aunque la tradición posterior atribuye la caída de Ágade a los guti, las investigaciones más recientes atribuyen este fenómeno a la presión de diferentes pueblos y a las dificultades internas con continuas luchas por el poder.

Características del Imperio Acadio

Acabamos de decir que Sargón dirigió su imperio desde la nueva capital, pero ¿dónde estaba Acad?

No se sabe. Su localización es uno de los grandes misterios de la antigüedad, pues aún no se ha localizado. Es casi seguro que se encuentra cerca de Kish o Babilonia, y hay quien propone que sus ruinas estarían bajo la actual Bagdad y por eso no han podido ser descubiertas en ninguna excavación arqueológica.

Para llevar a cabo la unificación, aunque los acadios se conformaron con que los sumerios reconociesen a sus reyes, dispusieron guarniciones militares en diversos puntos para controlar el territorio, además, el ejército acadio estaba muy comprometido y podía defenderse en fortalezas (Dur).

Aunque el reinado de Sargón estuvo marcado por los enfrentamientos bélicos —el rey emprendió expediciones fuera de Mesopotamia hacia Irán, al Yazira y el Éufrates Medio—, también se produjeron los primeros intentos de organización social, territorial y administrativa, con el objetivo de dar solidez al imperio.

Para ello Sargón llevó a cabo las siguientes acciones:

  • Aunque ya se hablaba con anterioridad, impuso la lengua acadia como idioma oficial, escrita con signos cuneiformes al igual que el sumerio, pero que suponía una gran ventaja administrativa.
  • Reformó el método de  usado para fechar los anales cuneiformes. Con Sargón se adoptó un sistema de “nombre de años”. Esto es, a cada año se le bautizaba con el nombre de algún acontecimiento significativo que hubiese ocurrido el año anterior.
  • Se unificó el sistema de pesos y medidas.
  • Organizó el territorio con moderación. Fue racional en la dominación, con zonas administradas por la capital, Acad y permitiendo a las ciudades sumerias conservar a sus reyes, aunque ahora como funcionarios acadios y respetándoles su lengua.
  • La Susiana se convirtió en una provincia controlada por las armas bajo control de un virrey nombrado por los acadios.
  • Creó el cargo de suma sacerdotisa del dios luna en Ur. Un intento de Sargón de ganarse la lealtad de los antiguos centros sumerios.

Sociedad, economía y cultura del Imperio Acadio

Con el Imperio Acadio se produjo la uniformización de la economía y la administración, ya que la imposición del rey conllevó una racionalización como nunca antes había existido.

Hasta entonces nunca había existido un estado tan amplio en Mesopotamia. Esto obedece a razones diversas, una de ella la aparición de una monarquía semita. El rey de Acad adoptó el título de “Sarru”, que era aceptado por los acadios, pero también el de “Rey de Kish”, aceptado por los sumerios. Más tarde terminaría adoptando el de “Rey de las Cuatro Regiones”, incluso Naram-Sin acabó divinizándose.

El estado acadio generó muchos documentos, gracias a los cuales podemos reconstruir los mecanismos del Imperio.

La casa real se basaba en una tríada —rey, esposa, heredero—. El rey era la cabeza de la administración y el ejército, y es que los reyes acadios tenían una clara vocación guerrera, pues el estado acadio estaba en continua expansión, de ahí que el ejército, estrechamente vinculado al rey, fuese más numeroso que el sumerio.

En el segundo escalafón del estado estaba una administración lo suficientemente flexible para que en los territorios conquistados siguiesen existiendo los gobernantes locales, aunque otros eran gobernados por un virrey. A pesar de esta división, las leyes eran las mismas en todos los lugares del imperio, imponiéndose la lengua acadia, aunque a las ciudades sumerias se les permitió seguir utilizando su propia lengua.

En el plano económico hay que destacar que la principal motivación de los acadios para crear un imperio fue la económica. En época acadia el comercio a larga distancia se agilizó mucho porque no existían fronteras, dándose una importante circulación de productos.

El estado acadio tenía una fuerte voluntad de dominar las fuentes de materias primas como el cobre y el estaño, un comercio del que se benefició la capital, Acad, ya que ejercía de centro regulador del mismo, llegando a ellas mercancías desde territorios muy lejanos.

En cuanto a la cultura en la época acadia se dio una síntesis de conocimientos. Los semitas empezaron a poner por escrito sus tradiciones religiosas y sus valores. Ellos se encargaron de realizar los primeros diccionarios de la historia y que no eran otra cosa que tablillas con vocabulario. En definitiva, en el ámbito cultural el periodo acadio fue una época de suma vitalidad en la que su cultura calaría mucho más que la sumeria.

La religión acadia

Los acadios practicaban una religión politeísta en la que muchos de sus dioses eran los mismos que los de los sumerios. Es más, aunque las divinidades cambiaron de nombre, por ejemplo: An (sumerio) / Anu (acadio), Utu (Sumerio) / Shamash (acadio), Enki (sumerio) / Ea (acadio), Inanna (sumerio) / Ishtar (acadio).

Pero a pesar de este cambio las atribuciones de los dioses siguieron siendo las mismas. Inanna continuó siendo la diosa del amor y la guerra, Shamash el dios sol y de la justicia o Anu el señor del cielo.

El idioma y la escritura acadia

Si hay algo que caracteriza a los acadios es su idioma y su sistema de escritura. El acadio es una lengua semítica, la más antigua conocida, que tuvo un gran éxito en Mesopotamia. No solo sustituyó al sumerio como lengua oficial, sino que con el ascenso del Imperio Acadio pasaría a ser la lengua hablada por la población, incluso tiempo después, a mediados del II milenio a. C., el acadio era lengua internacional utilizada en las relaciones diplomáticas. Así lo atestiguan los miles de documentos epistolares intercambiados entre babilonios, asirios, hititas, mitannios o egipcios y cuyo mejor ejemplo son las cartas de El Amarna.

Por cierto, que si quieres conocer en nombre acadio de las cosas haz click en este enlace para consultar en línea un diccionario acadio.

Arte acadio

Se sabe muy poco del arte del período acadio, ya que la mayor parte de obras no se han conservado. Los mejores objetos artísticos conocidos son el disco de Enheduanna, la estelas o la máscara de Sargón, además de las estructuras arquitectónicas monumentales.

También se produjeron avances técnicos y estilísticos como la aparición de la denominada técnica de la cera perdida de fundición hueca, cuyo objetivo era crear estatuas a gran tamaño de metal abaratando los costes, pues el interior se encontraba hueco. Para ello, realizaban el modelo de la estatua en arcilla, lo cubrían con cera a la que añadían una especie de canales y volvían a cubrirlo todo con una capa gruesa de arcilla. Después lo introducían en un horno, con lo que la capa de cera se derretía y caía por los canales. A continuación añadían el metal fundido por los mismos canales y al enfriarse retiraban la arcilla, obteniendo de esta forma un objeto hueco. El mejor ejemplo de esta técnica es la “Máscara de Sargón”.

La arquitectura

Respecto a la arquitectura, al no conocerse la capital, Akkad, por lo que se conoce de ella procede de ciudades que estuvieron bajo la influencia acadia. En el período acadio se reconstruyeron varios templos sumerios, a la vez que se construyeron palacios de nueva planta, generalmente de forma cuadrangular o rectangular rodeados por potentes murallas de varios metros de grosor. Los palacios tenían un patio central al que se accedía por una entrada monumental y, en torno al cual, se distribuían numerosas estancias colocadas sin ningún orden ni simetría. Algunos palacios tenían varios patios.

Plazo del palacio de Naram-Sin en Nagar
Plano del palacio de Naram-Sin en Nagar

El mejor ejemplo de esto es el palacio de Naram-Sin en Nagar o Tell Brak, una construcción de 10.000 m2 y protegido con murallas de 10 m. de grosor y contrafuertes en la entrada. El palacio tiene 4 patios y los ladrillos con los que fue construido tienen grabados el nombre de Naram-Sin. Las características de las murallas que protegían el palacio nos indican la existencia de constantes revueltas internas de las que había que defenderse.

Escultura del período acadio

Las esculturas acadias son menos numerosas que las sumerias, aunque las que han perdurado conservan sus características originales, gracias a ellas podemos apreciar un énfasis en el naturalismo. Tenemos ejemplos de figurillas femeninas tratadas toscamente y algunas cabezas masculinas.

El Museo nacional de Iraq guarda la máscara de Sargón, una escultura de una cabeza de bronce que hay quien piensa que en realidad pertenecería a Sargón. Encontrada en el templo de Ishtar en Nínive, representa los rasgos faciales del rey con gran detalle y el pelo recogido en un tocado. Hoy en día se piensa que podría pertenecer a Manishtushu o a Naram-Sin.

Entre los relieves, en donde los monarcas enfatizan su papel guerrero, destaca la estela de Naram-Sin, una gran piedra de arenisca rosada que se expone en el Louvre de 2,10 m. de altura 1,05 de ancho. Fechada en torno al 2250 a. C. es una estela de la victoria, objetos que servía para celebrar las victorias de algún monarca. En ella, el rey acadio, a mayor tamaño que el resto, aparece pisando a sus enemigos y con un tocado con cuernos en la cabeza que es símbolo de divinidad. La estela muestra a un rey que no tiene piedad y que debe ser temido por sus enemigos.

Estela de Naram-Sin
Estela de Naram-Sin

La estela de Naram-Sin conmemora una batalla contra los lullubi que tuvo lugar en los montes Zagros, unos montes que incluso fueron representados en la propia estela.

Otra estela acadia destacada es la estela de la victoria de Sargón tiene 91 cm de alto y en el registro inferior de la misma aparece el monarca, con barba y una maza en su mano derecha, encabezando una procesión de dignatarios militares que portan armas y van ataviados de manera elegante. El registro superior, aunque se conserva parcialmente, tenía grabados a los enemigos desnudos, maniatados y algunos caídos por el cansancio o porque habían sido golpeados. Incluso parece apreciarse a perros y buitres rodeando los cuerpos de enemigos muertos.

Otro objeto arqueológico acadio destacado es el obelisco de Manishtushu, que se conserva en el Museo del Louvre, tiene una altura de 140 cm y contiene unas inscripciones tan bellamente talladas que lo convierten en una obra de arte. Parece que la persona que talló el obelisco y el que realizó la inscripción fueron la misma persona. El texto recoge un documento de compra-venta de tierras por parte del rey acadio.

El disco de Enheduanna es una pieza realizada en alabastro que lleva su nombre y su imagen y que fue encontrado en un templo de la ciudad de Ur. Ahora bien, ¿quién fue Enheduanna? Enheduanna era hija de Sargón, sacerdotisa del templo del dios Nanna en Ur y poeta autora de numerosas obras entre las que se encuentran himnos religiosos y en las que incluye datos biográficos de ella misma.

Si te ha gustado este artículo  déjanos un comentario con tu opinión al final de la página o comparte en tus redes sociales. ¡Muchas Gracias!

Fuentes y Referencias: