Saltar al contenido

Época Tinita y comienzos del Reino Antiguo

Arqueología de Época Tinita
Paleta de Narmer (British Museum)

Arqueología de la época Tinita

El proceso de unificación de Egipto a finales del periodo predinástico tuvo lugar, según los especialistas, en dos fases: la difusión de una cultura material unificada a través del territorio y a través del establecimiento de un control político unificado.

Existió una difusión de productos característicos de la última fase de Nagada que sustituyeron a la cultura autóctona. La tradición egipcia posterior hace referencia a la existencia de dos reinos primitivos separados:

  • Buto: al norte.
  • Hieracómpolis: al sur.

Estos dos reinos serían los dos núcleos de población más importantes y los que originaron el proceso de unificación, aunque todavía no puede afirmarse que los gobernantes de Buto y Hieracómpolis fueses considerados reyes.

A raíz del descubrimiento de la Tumba 100 de la necrópolis regia de Hieracómpolis, investigadores como J. Cervelló deducen que la precursora de la unificación fue Hieracómpolis. Las pinturas de esta tumba representas los primeros motivos típicamente faraónicos.

La unificación de Egipto en época Tinita

Los reyes contemporáneos de la transición del período predinástico al período dinástico, que aparecieron en Tinis y Abydos, ofrecían exvotos al Templo de Horus en Hieracómpolis, enfatizando su vínculo con esa ciudad. Entre los objetos encontrados en el depósito principal se encontró la famosa Paleta de Narmer, el documento más importante de este período de unificación y las mazas del rey Escorpión y el rey Narmer.

A los gobernantes protagonistas de la unificación se les encuadra en una denominada Dinastía 0. Dicha unificación estaría siempre presente en la mentalidad de los egipcios como una dualidad: Egipto, el doble país.

Parece que la unificación se logró de forma progresiva, aunque hay autores que sugieren que se debió a un acontecimiento puntual. este acontecimiento estaría recogido en la Paleta de Narmer, donde se representaría la victoria final del primer rey de la I Dinastía sobre las tierras del Bajo Egipto.

Es probable que que durante el proceso de unificación los enfrentamientos con los pueblos occidentales fuesen frecuentes. Esta situación pudo provocar que el nómada occidental asumiera el papel simbólico de enemigo de Egipto por antonomasia, y que su imagen, masacrada por el faraón, quedase fijada como uno de los motivos comunes de la iconografía egipcia. Tanto es así que esta imagen se utilizaba incluso cuando la victoria que se quería conmemorar no hubiera tenido lugar sobre estos pueblos

Las paletas en el Antiguo Egipto

Cada vez existen más pruebas de que la unificación pudo durar unos 200 años. Periodo en el que se darían enfrentamientos entre jefes territoriales rivales por el control del territorio, tal y como se desprende de las representaciones de algunas paletas votivas o rituales. Algunas de las batallas narradas en paletas de piedra, como la “Paleta de Narmer”, podrían aludir a batallas con tribus procedentes del desierto, fuera de las fronteras de Egipto.

En la “Paleta Libia” o “Paleta de las Ciudades” se documenta la existencia de centros urbanos fortificados. Se trata de un documento fragmentario en el que se representa en relieve ciudades amuralladas que están siendo sitiadas. Las ciudades se representan con animales, que podrían aludir a a distritos individuales o a manifestaciones del rey atacando varias ciudades o a una misma ciudad con diferentes denominaciones.

En el otro lado de la “Paleta Libia” encontramos la referencia más antigua al territorio occidental más allá de Egipto, pues aparece un bastón curvo arrojadizo. Este jeroglífico es un arma que se considera propio de extranjeros, pero es que debajo de él aparece el signo que hace alusión a territorio.

El resto de la decoración de la “Paleta Libia” presenta una serie de registros con animales: cérvidos, cápridos, asnos y bóvidos, ordenados por especies y orientados hacia la derecha, si bien es cierto que en uno de los registros aparece un animal girado para romper la monotonía del diseño. La interpretación más extendida sugiere que esta decoración podía aludir a productos propios de tierras occidentales, que podrían ser llevados a Egipto como botín de guerra.

En las paletas la decoración aparece distribuida en registros horizontales. Pero no solo en este tipo de objetos encontramos animales. En la maza del rey escorpión aparecen igualmente representados animales, pero en este caso algunos tienen brazos humanos y sujetan un arado. Las murallas de las ciudades egipcias de época tinita debían consistir en muros de adobe.

Con la unificación de Egipto al faraón se le llama indistintamente “el de los dos tronos”, “el de las dos tierras”, el de la caña y la abeja”, y es la personificación del Estado.

Durante el Reino Antiguo la capital se estableció en Menfis, considerada la balanza del doble país y situada en un punto estratégico en el que se unían el Alto y el Bajo Egipto. En ella habitaron los reyes de las primeras dinastías. Unos monarcas que procedían del sur, en concreto de Tinis, cerca de Abydos,

Las mastabas en el Reino Antiguo

F. Petrie encontró en Menfis unas tumbas de adobe conocidas como mastabas. Las mastabas aparecen por primera vez durante las dinastías I y II, aunque luego se siguieron utilizando como estructuras funerarias durante un largo período.

Las mastabas eran una construcción de adobe con una capilla para el culto al difunto que tenía adosada otra capilla, el Serdab, la capilla del difunto, que estaba cerrada, y en la que se colocaba una estatua del mismo que podía verse a través de uno o dos agujeros pequeños. La mastaba también constaba de un pozo que conducía a la cámara en la que el difunto era enterrado. Las mastabas también podían tener puertas y pozos falsos.

Las mastabas de las dinastías I y II están muy mal conservadas y apenas se conserva el alzado de adobe. Además la mayoría fueron saqueadas en la antigüedad.

Ahora bien, las tumbas de los primeros faraones egipcios fueron encontradas unos años después en la necrópolis de Umm el-Qaab cerca de Saqqara, entonces, ¿cómo pueden explicarle las mastabas de Menfis?

Los egiptólogos piensan que los cuerpos fueron enterrados en el sur, pero como Menfis era la capital allí se erigieron unos cenotafios. Otros investigadores piensan lo contrario, pero como las tumbas fueron saqueadas en la antigüedad no hay forma de corroborar ninguna de las dos teorías.

Estelas, sellos y otros objetos

De la I dinastía e encontró una estela del rey serpiente. La estela presenta grabado en su superficie el serej con el nombre del faraón. Mide alrededor de 2 m. y actualmente se encuentra expuesta en el Museo del Louvre.

En la tumba de Horus Den en Abydos se encontró la impronta de arcilla de un sello. El sello tenía grabada una lista con los nombres de los 5 primeros reyes egipcios: Narmer, Aha, Djet, Djet y Den.

En el British Museum se conserva una pieza de hueso o marfil en la que aparece el faraón en posición de asestar un golpe con una maza blanca a un enemigo que sujeta por los cabellos.

Fuentes y referencias:

  • CERVELLÓ AUTUORI, J. (2009), “La aparición del Estado y la Época Tinita”, en PARRA ORTIZ, J. M. (coord.), El Antiguo Egipto. Sciedad, economía, política, Madrid.