Saltar al contenido

Geografía física y cronología

Geografía física y cronología de Egipto

Las primeras ocupaciones humanas en Egipto

El Pleistoceno

Durante el Pleistoceno se produjo una fuerte aridización debido a un enfriamiento generalizado del clima. El Sahara se vació de vida humana, animal y vegetal. La humedad descendió a cotas inferiores a las actuales en el entorno de dicho desierto. Es el período Hiper-árido post-ateriense, que se fecha entre el 24.000 y 12.000 a. C.

Por contra, en el valle del Nilo la humedad era más alta, por lo que sí continuó habitado. La consecuencia fue la llegada de poblaciones de otras zonas que provocó una presión demográfica y ecológica debido a una sobrepoblación en relación con los recursos que ofrecía el medio.

Las poblaciones ampliaron su espectro alimenticio y pasaron a depender cada vez más de los recursos del río. Es lo que se conoce como adaptación nilótica. Se trata de culturas epipaleolíticas que consumían masivamente gramíneas salvajes, tal y como atestiguan las manos de moler encontradas en yacimientos del Alto Egipto.

El Holoceno

Alrededor del 12.000 a. C. la situación cambió. La humedad aumentó progresivamente hasta alcanzar cotas superiores a las actuales en el África Boreal. las lluvias se hicieron relativamente comunes, por lo que aparecieron ríos y lagos. Reapareció la flora de la sabana, poblaciones de animales acuáticos y mamíferos superiores como la jirafa, el hipopótamo o los bóvidos. Todos ellos coexistiendo con poblaciones humanas.

El Gran Holoceno Húmedo

Es un periodo comprendido entre el 12.000 y el 8.000 a. C. El valle del Nilo experimentó un fenómeno conocido como el Nilo salvaje y que afectó a toda la parte norte del valle del río.

Dicho fenómeno consistió en grandes crecidas que lo arrasaron todo a su paso, incluso cualquier vestigio de presencia humana, aunque en el Sahara y en la parte sudanesa del valle del Nilo continuó la presencia de comunidades humanas epipaleolíticas adaptadas al medio nilótico.

Estas comunidades introdujeron importantes novedades como la cerámica, decorada con incisiones, líneas onduladas o punteados. Dos de los yacimientos donde se encontraron este tipo de cerámicas son Nabta Playa y Bir Kiseiba, situados a unos 100 km al oeste de Abu Simbel, tratándose de la tradición cerámica más antigua conocida, pues nos encontramos a mediados del X milenio a. C., dos milenios antes de que apareciesen las primeras tradiciones cerámicas de Oriente Próximo.

Además de las cerámicas, en Nabta Playa y Bir Kiseiba se encontraron piedras y manos de moler, lo que indica ya un horizonte de neolitización.

Otra gran novedad del Gran Holoceno Humedo es la aparición de las primeras muestras de arte rupestre. Pinturas y grabados que suponen un reflejo de los modos de vida, sistemas económicos e inquietudes espirituales. Por ejemplo, aparecen representados grandes animales salvajes propios de África y del Nilo.

En torno al 8.000 a. C. las manifestaciones rupestres aparecen en la zona de Nubia rocas en la orilla del Nilo, muchas de las cuales fueron estudiadas por equipos españoles de la UNESCO

Neolítico Árido

En esta época el clima se endureció, aunque no llegó a los niveles del hiper-árido. Las poblaciones continuaron viviendo en el valle del Nilo, aunque la zona sufrió una importante presión ecológica. Sin embargo, en torno al 5.000 el clima se volvió más húmedo. Se trata de un momento en el que se documentan distintas comunidades humanas en el valle y delta del Nilo, a la vez que se completa la neolitización. Es un período contemporáneo, en parte, a la Cultura Halaf, cuando se empiezan a ver los primeros rasgos de diferenciación social en Mesopotamia y la posterior Cultura Ubaid.

El Egipto predinástico

Alrededor del 5.000, el Egipto en el que se desarrolló la civilización de los faraones ya estaba configurado como le conocemos hoy en día, una zona árida en proceso de desertización pero en la que es posible la vida gracias al Nilo.

El Nilo presenta una gran crecida anual, grandes aluviones de agua con limo en suspensión que hacían las orillas del río fértiles. A pesar de ello, el Nilo es un río peligroso, con gran cantidad de agua, fuertes corrientes y animales como cocodrilos e hipopótamos.

La geografía de Egipto es diferente entre el norte y el sur. En el sur -Alto Nilo-, el río va encajonado entre grandes rocas, con formaciones graníticas y rápidos difíciles de superar -las llamadas cataratas del Nilo-. En el sur la orilla es muy exigua y hay poca tierra para cultivar.

La zona septentrional del Nilo -Bajo Nilo- es diferente. A medida que avanzamos hacia el norte la tierra disponible es mayor, hasta el punto que en su desembocadura el río se abre en varios brazos. Es el Delta del Nilo, la zona que más aluviones recibía, aunque la línea de costa ha ido variando con el tiempo y los trabajos arqueológicos son complicados.

Los límites del Nilo son zonas áridas, aunque existen wadis -arroyos- que comunican el mar Rojo con el Nilo. Hacia el levante existe un paso natural al Sinaí, una región rica en piedras semipreciosas. En la orilla occidental del río existen oasis, el más importante el de El Fayum, algo que aprovecharan poblaciones nómadas.

Cronología del Egipto Faraónico

Tradicionalmente se utiliza el término dinastía acuñado por Manetón de Sebenitos. Las dinastías responden a reinados de personajes que suelen pertenecer a una misma familia, aunque esto no siempre es así.

La egiptología las sigue utilizando como referencia, aunque organizadas en dos grandes períodos: Predinástico y Dinástico y cada vez más se utilizan los términos Reino Antiguo, Medio y Nuevo separados por Períodos Intermedios.

Una tabla cronológica completa sería la siguiente:

  • Etapa Predinástica: (5.200-3.100 a. C.). Es la época en la que se unifica Egipto.
  • Etapa Protodinástica: En esta época se tiene constancia de la existencia de líderes territoriales que inscriben sus nombres con elementos propios de la titulatura real. Constituye la conocida como dinastía 0.
  • Etapa Dinástica: se divide a su vez en grandes períodos.
    • Periodo Arcaico o Tinita: I y II dinastías.
    • Reino o Imperio Antiguo: III-VI dinastías.
    • Primer Período Intermedio: VII-X dinastías. Las dinastías IX y X son heracleopolitanas. Se trata de un momento en el que se pierde la autoridad del Estado. El país está disgregado en distintos territorios con diferentes poderes entre sí luchando por sus propios intereses. Es posible que varias dinastías coexistiesen en el tiempo.
    • Reino Medio: XI-XIII dinastías.
    • Segundo Período Intermedio: dinastías XIV-XVII. Egipto es ocupado por gentes asiáticas que se hacen con el poder. Son los conocidos como los hicsos.
    • Reino Nuevo: dinastías XIX y XX. Son los faraones ramésidas.
    • Tercer Período Intermedio: dinastías XXI a XXV. Sabemos que la dinastía XXI es tanita y la XXV procedía de Etiopía, instalaron la capital en Kush -de ahí que se la conozca como dinastía Kushita- y las fuentes mencionan unos faraones negros.
    • Época Baja o Periodo Saíta: dinastía XXVI.
    • Período Tardío: XXVII a XXXI dinastías.

Fuentes y referencias: