Saltar al contenido

Enki

Enki

¿Quién era el dios Enki?

Enki era uno de los tres dioses principales de los sumerios. Según algunos mitos era hijo de Anu y de la diosa primordial Nammu, aunque el Enuma Elish le considera hijo del Apsu, un océano de agua dulce que en el origen se situaba debajo de la tierra. La esposa de Enki es Ninhursag y entre sus hijos se contará Marduk, quien posteriormente será considerado dios nacional en la Babilonia de Hammurabi.

¿Qué significa Enki?

Alguien que posea nociones de sumerio rápidamente le vendrá a la cabeza que etimológicamente la palabra Enki está formada por los términos “En” (señor) y “Ki” (tierra), por tanto Enki significa “señor de la tierra”, pero no está nada claro que su nombre tenga ese significado.

Características del dios Enki

Lo que sí esta claro es que Enki era el señor de las aguas dulces, de ahí su papel fundamental en toda Mesopotamia, donde la agricultura de regadío jugaba un papel fundamental. Su principal característica es la inteligencia. Es el inventor y protector de las ciencias y las artes y patrón de los magos. También juega un papel importante en la distribución de los destinos y, gracias a su inteligencia, aplica las leyes promulgadas por Enlil. Es el dios más cercano al hombre y su mejor amigo.

Lugares de culto a Enki

El dios Enki está muy relacionado con la ciudad de Eridu, lugar en el que que se encontraba su templo, el E-abzu, literalmente “la casa del Abzu”, también conocida como e-engur-ra o “casa del agua subterránea”. Según los textos, este templo estaba situado a la orilla del río y decorado con piedras preciosas como cornalina y lapislázuli y metales como plata y oro.

Algunos textos mencionan el engurra con propiedades mágicas y lleno de instrumentos musicales como tambores y liras por deseo del propio Enki. Alrededor del templo había un jardín lleno de árboles frutales en el que revoloteaban y cantaban los pájaros y arroyos en los que nadaban peces. 

Por último, en Dilmún, en la isla de Bahrein también se le rindió un importante culto a Enki, pues como veremos a continuación, según los mitos, el dios fue el encargado de hacer habitable un lugar hasta entonces desértico.

Mitos en los que aparece el dios Enki

Este dios es mencionado en muchos de los mitos sumerios, como por ejemplo en los poemas de Enki y el orden del mundo, y en el de Enki y Ninhursag. En el primero aparece fijando las fronteras de las naciones y asignándoles un dios nacional. En el segundo aparece enfrentado a su esposa, Ninhursag, aunque finalmente se reconcilian prefigurando con ello la armonía del universo.

El mito de Enki y Ninhursag

Si nos fijamos en la naturaleza, carácter o presentación, el mito de Enki y Ninhursag debió de ser muy antiguo. El poema se desarrolla en Dilmun o Dilmún y el este de la península Arábiga, un lugar de especial importancia para los sumerios y que se situaba en la actual isla de Bahrein. El país de Dilmun era un intermediario entre el comercio del valle del Indo y Sumer y nos traslada al III milenio a. C.

El poema, del que se hasta el momento se conocen tres copias, rebosa simbolismo por todas partes haciendo una alegoría de la naturaleza, aunque tiene como trasfondo el enfrentamiento entre Enki y Ninhursag. De las tres copias que poseemos ninguna se ha conservado completa, pero juntando las tres la composición es conocida casi en su totalidad, a excepción de algunos fragmentos que son difíciles de reconstruir.

La copia más completa es una tablilla de seis columnas procedente de Nippur que fueron publicadas en 1915. Esta tablilla presenta algunos pasajes muy deteriorados, pero con la ayuda de una segunda copia procedente de Ur, de la que hoy en día no se conoce la mitad de su contenido, y otra tercera copia que se desconoce su procedencia original, podemos conocer gran parte del mito de Enki y Ninhursag.

Como advierte Rafael Jiménez Zamudio en su artículo “Enki y Ninhursag” publicado en el volumen 16 de la revista ISIMU, en realidad este poema sumerio nos cuenta dos historias. En la primera de ellas, Enki a instancias de la diosa Ninsikila decide dotar de agua el país de Dilmún, una región hasta entonces desértica, convirtiéndose desde ese momento en un lugar próspero y habitable.

El mito de “Enki y el Orden del Mundo” también se habla de Dilmún y de como Ninsikila era la diosa del país, por lo que este poema y el anterior se complementan.

En la segunda parte del mito de Enki y Ninhursag es bastante más compleja y no resulta fácil situarla geográficamente, pues el texto solo habla del terreno pantanoso de Sumer. Pero la comprensión de esta segunda parte del mito es difícil debido a lo complejo de su narración y a la multitud de personajes que aparecen citados, lo que nos lleva a otra cuestión. En los períodos más antiguos de Babilonia, los escribas eran proclives a crear un buen número de personajes y episodios en sus poemas. Por lo tanto, esto nos da una pista sobre la época en que este mito fue puesto por escrito.

En esta parte se corre el riesgo de asimilar el personaje de Ninhursag a Ninsikila, la diosa protagonista de la primera parte, pero esto sería un error. Gran parte del poema en esta parte se centro en el comportamiento sexual, más que reprobable, de Enki, y como consecuencia sufrió el castigo de Ninhursag que estuvo a punto de costarle la vida, lo que simbólicamente hubiese supuesto la desecación de las aguas de Magán y el fin de la vida en la región.

Y es que, en definitiva, este mito es una metáfora sobre la agricultura de regadío y la fertilidad.

El mito de Enki y Ninmah

El mito de Enki y Ninmah es un mito sobre la creación de los humanos. El dios Enki ya había creado anteriormente con ayuda de la diosa Nammu a los sirvientes de los dioses, pero en este caso será la diosa Ninmah la que le enseñe el modelado de la arcilla. Según el mito, después de una fiesta Ninmah y Enki deciden jugar a que la diosa creará diferentes moldes de humanos cada uno con un defecto, mientras que Enki les dará vida y otorgará una tarea. Desgraciadamente la tablilla del mito de Enki y Ninmah, que hoy se encuentra en el Museo del Louvre está muy mal conservada y no sabemos como terminaría el mito. Pero parece ser que ambos dioses crearon diferente versiones defectuosas de hombres hasta que finalmente fabricaron la correcta.

El papel de Enki en el poema de Enmerkar y el señor de Aratta

Enki, junto a su hermano Adad o Ishkur, tiene un papel relevante en el poema de Enmerkar y el señor de Aratta. En este mito el dios Enki aparece mencionado como “Señor de la abundancia, Señor de las decisiones firmes, Señor de la sabiduría y del conocimiento de la tierra, experto entre los dioses elegido por la sabiduría. En el mito, es el dios que aporta a Enmerkar la ciencia para resolver los problemas que se le presentan, y quien vigila y protege al heraldo del rey de Uruk. No en vano, el colaborador más estrecho de Enki es el dios mensajero Isimu.

Fuentes y referencias

Además del dios Enki también te puede interesar:

 

Summary
Enki
Article Name
Enki
Description
Enki es el dios sumerios de las aguas dulces, de ahí que juegue un papel fundamental en la agricultura. También es inventor y protector de las ciencias y el mejor amigo del hombre. ¡Entra y descubre más sobre el dios Enki!
Author
Publisher Name
Sumerios.info