Saltar al contenido

Arslantepe

El yacimiento de Arslantepe ha supuesto una revolución en el conocimiento de la aparición de sociedades que podríamos catalogar como protoestatales en el Próximo Oriente. Las metódicas excavaciones que allí se realizan han sacado a la luz edificios públicos del IV milenio a. C. considerados como palaciales, lugares donde se celebraban ceremonias religiosas o las espadas más antiguas de la humanidad. Sigue leyendo y descubre todo de este sorprendente lugar.

Yacimiento de Arslantepe

¿Dónde está Arslantepe?

El yacimiento de Arslantepe se encuentra en una colina artificial, conocidas en Turquía como tepes, de 30 m. de altura y 4 ha de superficie, en la moderna aldea de Orduzu, en el sureste de la llanura de Malatya, un oasis en la cadena montañosa del Anti-Taurus, situado a 6 km de la aldea de Malatya y a 15 al oeste del Éufrates.

La región es rica en manantiales subterráneos y materias primas por lo que pronto se darían intercambios comerciales con productos como la obsidiana. Lógicamente un lugar tan interesante tuvo una extensa ocupación que se extendió desde finales del V milenio a. C. hasta época romana y bizantina, aunque la información más valiosa se ha obtenido de los niveles del IV milenio a. C., los pertenecientes al periodo Uruk, Veamos por qué.

¿Qué significa Arslantepe?

En turco, país en el que se encuentra el yacimiento, “arslan” significa león y “tepe” es una colina o montículo artificial, de ahí que Arslantepe significa “la colina del león”. Pero ¿a qué se debe este nombre? Lo más probable es que el nombre venga de una estatua de piedra de un león encontrada en los años 30 del siglo XX durante la excavación dirigida por L. Delaporte. La estatua formaría parte de una puerta de la ciudad durante época neohitita y se piensa que de aquí toma el nombre el yacimiento.

Estatua de león Arslantepe
Estatua de león que dió nombre a Arslantepe

¿Cómo era Arslantepe?

Las viviendas domésticas

La primera ocupación documentada en Arslantepe data del 4300 a. C., época de la que se conocen viviendas domésticas que constaban de varias habitaciones —algunas tenían pinturas en las paredes, hornos para cocina, útiles domésticos como cuchillos, punzones, pesas de telar, piedras de moler y cerámicas producidas en serie conocidas en toda Mesopotamia con el nombre de çoba bowls— patios y espacios abiertos. La planta del asentamiento por aquel entonces no seguía ningún tipo de plan general.

De la primera mitad del IV milenio a. C.  son otras viviendas encontradas en el extremo del tepe, adosadas unas a otras, construidas con zócalos de piedra y paredes de adobe. Las casas no eran muy grandes y las paredes estaban revocadas de blanco y decoradas con pinturas en rojo y negro en su cara interior. Bajo los suelos se encontraron cuerpos enterrados, algunos en simples fosas y otros dentro de tinajas cerámicas, con ajuares bastante pobres por lo general.

El edificio de columnas

En la parte suroeste de la colina aparecieron varias estructuras con paredes de adobe, de 1,20 metros de grosor y revocadas de yeso. De entre estas estructuras, datadas a mediados del IV milenio a. C. o algo anteriores, destaca el denominado Edificio “XXV”, una estructura con las paredes pintadas, hornos, bancos y con la sala principal decorada con columnas. No sabemos la función de estas estructuras, pero a raíz de la importante cantidad de huesos de animales sus excavadores se inclinan a pensar que podría tratarse de las residencias de las élites de la ciudad —ya que el consumo de carne no estaría al alcance de cualquiera—, que a su vez serían los que dirigían el asentamiento.

El Templo C

Entre los años 1998 y 2002 se descubrió un edificio monumental de planta tripartita con una superficie de 390 m2, construido entre el 3500-3400 a. C. con una complejidad hasta entonces desconocida en el Próximo Oriente. Se trata del conocido como Templo C, una estructura aislada del resto de construcciones de la época que se levantó sobre una plataforma de 450 m2, construida con bloques de piedra, adobes y maderas y que elevaba el edificio 7 m.

La habitación central (A900) tenía unas dimensiones de 18 por 7 m., un par de nichos en los extremos en cada una de las paredes de los fondos, cuatro puertas de acceso a cada una de las salas laterales, un altar o podium en el centro, cientos de cuencos cerámicos realizados en serie y con restos de pinturas en el ángulo noreste.

En las dos habitaciones del lado oriental, A950 y A932, se encontraron numerosas improntas de sello y cuencos del mismo tipo que en la habitación central. Además, aquí estaban apilados en posición invertida, lo que sugiere que estaban almacenados y cayeron al suelo, tal vez desde un piso superior, tal y como sugiere el grosor de los muros del Templo C, que en algunas zonas alcanzaban los 1,60 m.

Las habitaciones del lado occidental se encontraban muy mal conservadas y en todas las estancias del Templo C de Arslantepe se encontraron huesos de animales que previsiblemente se consumieron allí. Pero el templo fue abandonado de manera consciente, por lo que recogieron todos los objetos que eran útiles y solo dejaron en él lo que consideraron que no era necesario.

El complejo palacial de Arslantepe

No sabemos por qué, el Templo C fue abandonado, pero poco tiempo después, al sureste del mismo, se construyó una gran estructura monumental, formada por varios edificios que sus excavadores dieron el nombre de complejo palacial. Se trata de una estructura de 2000 m2 de superficie que constaba de templos, almacenes y zonas administrativas, conectados por el tejado y que ha sido fechado alrededor del 3400 a. C.

Algunas de  las paredes del complejo estaban decoradas con pinturas, tal y como sucedía en el Templo C, y en su interior se encontraron improntas de sello, huesos de animales o cuencos producidos en serie junto a otras cerámicas que podrían considerarse de prestigio. Pero, sin duda, el hallazgo más sorprendente se produjo en el denominado Edificio III, donde se encontraron 12 lanzas y 9 espadas, realizadas con una aleación de cobre y arsénico y que constituyen el testimonio más antiguo conocido de este tipo de armas.

Espadas de Arslantepe
Espadas de Arslantepe

Algunas de las estancias estaban conectadas por el tejado, algo típico en la prehistoria de Anatolia, pero lo mas llamativo es que el complejo palacial demuestra la presencia en Arslantepe de organizaciones centrales capaces de explotar los recursos y una élite dirigente a la cabeza de una sociedad muy jerarquizada.

Templo B

Es probable que la zona más antigua del complejo palacial de Arslantepe sea el Templo B, situado al norte del complejo de almacenes. Se trata de un edificio de planta bipartita que constaba de una sala principal rectangular —la cella— de unos 12 metros de largo, con las paredes decoradas con pinturas y 3 habitaciones en uno de sus lados. La posible existencia de una escalera y el grosor de los muros hacen pensar que podía haber tenido una segunda planta.

En su interior se encontraron cerámicas —casi todas en la cella—, muchas de gran tamaño para almacenamiento y otras para el consumo, como por ejemplo varios cálices. En las habitaciones laterales también se encontraron varias improntas de sello y herramientas para procesar alimentos, lo que unido a las características arquitectónicas del edificio inducen a pensar que más que un templo, el mal llamado Templo B sería un lugar donde se realizaban comidas rituales y se llevaban a cabo tareas administrativas.

Templo A

En la zona suroeste del complejo palacial se construyó el Templo A. Una estructura con una planta similar a la del Templo B, en la que una sala rectangular actuaba como cella, con dos pequeñas habitaciones adosadas a uno de sus lados, todas ellas con las paredes enlucidas de blanco.

En el interior del Templo A se encontraron recipientes cerámicos para el almacenamiento y el consumo, herramientas domésticas, huesos de animales e improntas de sello, algo similar a lo encontrado en el Templo B y que parece indicar que la función fue la misma en ambos.

Los almacenes

En la zona oriental del complejo se encontraron 3 habitaciones de pequeño tamaño, cada una contigua a la otra, que contenían recipientes cerámicos de gran tamaño para almacenar alimentos, cuencos fabricados en serie para servirlos, una importante cantidad de huesos de animales e improntas de sellos.

Las tres habitaciones, que tenían pinturas en las paredes y una segunda planta, fueron interpretadas como un almacén en el que se almacenaban alimentos que, posteriormente se redistribuyeron en los cuencos producidos de manera estandarizada a personas dependientes del palacio. Pero de esta redistribución se llevaba un registro administrativo, de ahí que se encontrasen improntas de sello.

Viviendas de las élites

Algo más al norte, y de esta misma época se excavaron unas casas que fueron interpretadas como las residencias de las élites. Aunque algunas estaban en muy mal estado de conservación, entre otras, se encontraron cerámicas con vertedera típicas del Uruk Tardío de Mesopotamia y que hablan de la existencia, al menos de contactos con el sur.

Arslantepe durante el IV milenio

En cualquier caso, el sistema organizativo de Arslantepe durante el IV milenio a. C. era un tanto peculiar, pues nos encontramos con un gran centro económico, político y religioso en el que se concentraría la actividad pública, por así decirlo, pero la población no vivía en él. La población se encontraría dispersa en aldeas de los alrededores, pero atraída por el dinamismo económico de Arslantepe.

Este sistema no parece ser único de Arslantepe, pues en sitios como Tell Brak o Tepe Gawra parece que el sistema de organización podría haber sido similar.

La Tumba Real de Arslantepe

En torno al 3000 a. C. el complejo palacial sufrió un violento incendio y fue abandonado. Los restos materiales del III milenio a. C. parecen indicar que el lugar fue ocupado por grupos nómadas o pastores trashumantes pertenecientes a la cultura del Kura-Araxes. Así al menos parece indicarlo la arquitectura de madera y bloques de tapial excavados, aunque la misión italiano identificó un edificio de planta alargada y varias habitaciones con los cimientos de piedra

Los restos más destacados del periodo son una tumba de imponentes dimensiones y que por las características constructivas y las ricas ofrendas que contenía fue calificada como “Tumba Real”, un enterramiento que parece seguir tradiciones transcaucásicas.

En realidad se trata de dos sepulturas:

  • La tumba T1: se trata del enterramiento principal, excavada 60 cm en el suelo y con unas dimensiones de 2,5 por 1,2 metros, estaba pavimentada y cubierta con losas de piedras. Allí, sobre un madero, se encontró el cuerpo de un varón de entre 35 y 40 años y gran cantidad de objetos como ajuar, entre los que destacan varias armas y cerámicas.
  • La tumba S150: En una zona superior de la anterior T1, colocados sobre piedras se encontraron los cuerpos de 4 adolescentes, 3 chicas y un chico de entre 12 y 18 años. Dos de los cuerpos se encontraban a cada uno de los lados  de T1, uno enfrente de los otros. Mientras que los otros dos cadáveres estaban a los pies del individuo de T1. La posición y estado de los cuerpos de los jóvenes sugiere que fueron arrojados a la tumba cuando aún se encontraban vivos y tras padecer un sufrimiento físico.

Malatya en el II y I milenio a. C.

En el II milenio a. C., Arslantepe estuvo bajo la influencia de hurritas y, posteriormente, de hititas tras la conquista de la zona por parte de Suppiluliuma I en el 1350 a. C, en su lucha contra Tushrata de Mitanni, incluso el rey hitita uso Melid como base para atacar la capital de Mitanni, Wassukanni. Por aquel entonces, Arslantepe ya era conocida con el nombre de Melid.

A finales del XII a. C. y durante varios siglos se convirtió en capital de un reino luvita en la que se construyeron palacios e importantes sistemas defensivos. De esta época es la estatua del león que se cree que le dio el nombre de Arslantepe. Probablemente se mantuvo como tributaria del Imperio Asirio hasta que Sargón II la saqueó en el 712 a. C. y la ciudad comenzó su declive.

Visita al yacimiento de Arslantepe

El yacimiento de la antigua Melid es visitable desde hace unos años. Abre sus puertas al público todos los días del año excepto los lunes en horario de 8:30 a 17:00 —si vas a realizar una visita consulta antes la información por si pudiera cambiar—. En la actualidad, en Arslantepe se han construido varios caminos que, con la ayuda de audioguías, permiten al visitante visitar las zonas más importantes del yacimiento.

Así, por ejemplo, pueden contemplarse las pinturas originales, in situ, en un estado de conservación envidiable. Además, el complejo palacial se encuentra techado, protegiendo a los turistas de las inclemencias del tiempo. Las esculturas originales fueron trasladadas al Museo de Ankara, pero en la entrada al yacimiento puede contemplarse unas réplicas de las mismas.

El Museo Arqueológico de Malatya

En el centro de la ciudad de Malatya se puede visitar un pequeño museo abierto al público desde 1973 en el que se exponen algunos de los hallazgos más importantes de Arslantepe como las famosas espadas encontradas en el complejo palacial, los objetos excavados en la tumbas real y otros objetos procedentes de yacimientos de la región como las esculturas neolíticas de Caferhöyuk o las piezas encontradas en Degirmentepe, un cercano yacimiento muy importante para conocer la primera mitad del V milenio a. C. en la zona y estudiar los contactos con el sur de Mesopotamia.

En los próximos días ampliaremos la información sobre Arslantepe. ¡No te lo pierdas!

Fuentes y referencias

Además de Arslantepe también te puede interesar:

Summary
Arslantepe
Article Name
Arslantepe
Description
Arslantepe es un yacimiento situado en la región de Malatya, en el sureste de Turquía, ocupado desde el V milenio a. C. hasta época bizantina y que se revela como uno de los principales yacimientos arqueológicos para el estudio de la aparición de entidades estatales y el urbanismo.
Author
Publisher Name
Sumerios.info
Publisher Logo